miércoles, 1 de enero de 2014

El Hobbit: la desolación de Smaug

Conoces los personajes, más o menos intuyes la aventura, tienes claro que vas a ver una magnífica representación de un mundo fantástico, un festival radiante para la vista y el oído, un derroche de imaginación y poderío, por tanto..., la cuestión se centra en la aventura, en saber si es lo bastante interesante y en saber si los 160 minutos son tan apasionantes como se espera. Hay una clara mejoría respecto al anterior libro -o película, según se quiera-, hazañas mucho más conseguidas y más peripecia en la intriga, mucha más emoción en cada suceso. Siempre tendré que admitir que el gran descubrimiento, el gran impacto cinematográfico fue la entrega del "Señor de los anillos"; a partir de ella, sólo queda seguir recreándose, seguir degustando el mismo -o menor, según se mire- nivel de un maravilloso mundo legendario y de unos exquisitos personajes. A la espera de la tercera entrega, únicamente cabe admitir que es un trabajo majestuoso y espléndido; tanto en fotografía, representación, vestuario, maquillaje, interpretación, imagen visual, contexto, guión..., y todo lo que se quiera. Luego, según sea tu devoción por los libros de Tolkien y según sea tu entusiasmo por la maestría de Peter Jackson, tu regocijo y diversión serán de mayor amplitud; en caso contrario, sabes que vas a ver una excelente película de aventuras, magistralmente realizada, de larga duración y que hay que tomárselo con calma!!!

2 comentarios:

grande dijo...

A Mí m3 aBurreN ToDas.

Lourdes Lulu Lou dijo...

No te quito la razón