martes, 7 de enero de 2014

Sobran las palabras

Simplemente es una película que gusta; tan sencillo como difícil de conseguir!!!. Gusta por su naturalidad, por su frescura dialéctica, por su fantástico guión -lleno de sana ironía y de sabiduría añeja-, por la maravillosa interpretación de ambos -tanto Julia Louis-Dreyfus como James Gandolfini, pareja impresionante por su cordial complicidad-, por la torpeza encantadora de ella, por la serenidad amarga de él, por su deambular perdidos en su propia vida, por esa madurez irresistible que lo puede todo..., inmediatamente te haces amigo de los dos -especialmente de ella-, los quieres y les deseas lo mejor. Acertado y magnífico reflejo de las relaciones y sentimientos a una edad, por lo normal, olvidada por el cine y por los propios guionistas; realizado con soberbia inteligencia y sabiduría forma un panorama atractivo, reflejo de un notable entendimiento con personajes queridos -padre, madre divorciados que encuentran sin querer lo que no sabían que buscaban-, muy sentimental y próxima que, junto a un exquisito y agudo guión -me da igual repetirme-, son el centro y la clave que sustenta toda la historia. Es algo que percibes desde el minuto uno, que intuyes inmediatamente y que se va confirmando conforme avanza el relato. Esconde una destacada pericia en las formas, ilustre juicio en el proceder, diversión irónica, marcadas verdades punzantes y un descarado desparpajo de mostrarse sin ocultar nada, un osado atrevimiento de ser uno mismo, de que te quieran tal como eres sin estúpidos disfraces que el tiempo derriba sin piedad pues no hay espacio para tonterías. Encantadora en su sencillez, grandiosa en su avispada perspicacia, exquisita por su naturalidad y bella por sus emociones. Simplemente una película que gusta; tan sencillo como difícil de conseguir!!! 




2 comentarios:

grande dijo...

grand3s, GandoLFini Y La PeLi, Sí

Lourdes Lulu Lou dijo...

Lo mismo pienso