miércoles, 25 de septiembre de 2013

Un invierno en la playa

Cine televisivo llevado a la gran pantalla, interpretado por un maduro y generoso Greg Kinnear -explota magníficamente su papel-, realizado para gustar y agradar y que cumple perfectamente todos sus requisitos. Melodrama romántico, bien estructurado, nada empalagoso ni dulzón cuyo lema podría ser "vivir es un riesgo" y que explota la parte emocional -todo el guión se basa en ello- de forma explícita y extrema; sensibilidad a raudales que se observa con distinción y delicadeza sin rastro de momentos lacrimosos o compungidos. Amena y tierna, con sus correspondiente momentos de diversión, de alegría y esperanza que se entrelazan con los de miedo, de lágrimas, angustia y desespero. Una combinación realizada con elegancia -un Danielle Steel de los libros-, fácil de ver y valorar positivamente sin demasiados esfuerzos; un coger experiencia y llorarla o disfrutarla de los 4 miembros de una familia que deciden, progresan, se estrellan, rectifican, encuentra su camino..., un sentir sin condiciones que haces tuyo sin apenas sacrificio.

1 comentario:

elastofmykind dijo...

Felicidades por tu blog!
había buscado por mucho tiempo algun lugar para ver criticas sobre películas para disfrutar como los cinéfilos que somos y creo que por fin lo encontré :D
me atrae tu comentario sobre esta pelicula asi que la veré :)