sábado, 26 de abril de 2014

Matterhorn

La alegría de abrirse a la vida, la fiesta de la emocional existencia, el descanso de poder respirar, la gratitud de un enorme abrazo, la deseosa liberación, el grito desesperado de la felicidad, la pícara sonrisa de quien se sale del camino marcado y encuentra el suyo propio, la envidia que corroe al que no se atreve, el vacío de un cielo engañoso; marcado anclaje y supervisión de una estricta comunidad echado a la basura, quebrantamiento del estricto orden establecido y apertura al más hermoso y querido caos, un espíritu que siente y cobra vida al abandonar la robótica pauta de sus actos, un no-pensar repetitivo que no te exime del dolor más profundo sino que lo agrava intensamente creando un hondo poso de infelicidad. Una película peculiar y especial para un personaje curioso y distinto y una forma de actuar llamativa e interesante que domina el relato, centro de todo el metraje, siendo su característica más notable; su ausencia de diálogos, su nula expresión de emociones, su catarsis sentimental, su austeridad contextual, su limpia y engañosa pulcritud, el hermoso colorido del puro infierno escondido..., un conjunto de características que conforman y sellan un relato atractivo y cautivante por novedoso, un surrealismo visual que te deja perplejo, ensimismamiento seductor de lo diferente, atrevido y osado descubrimiento de "This is my life". No es para todos los públicos, es necesaria una lenta y observada visión, presencia de una lógica paciencia en el recorrido para recoger sus frutos en su llegada a la meta final -cumbre de la cima-, la sensibilidad y perspicacia de apreciar "Esta es mi vida"; amargos y pesados sentimientos reprimidos que explotan e irrumpen ante la llegada de un extraño necesitado que le ayuda a una eclosión ignorada pero imprescindible para su subsistencia. Si eres un poco curioso y adicto a IKEA, te gustará esta película; la ansiedad de las piezas sueltas, el placer del montaje, la habilidad de su anclaje, la satisfacción del resultado final, el disfrute y orgullo de todo el conjunto. "El sufrir se va a acabar", lema indiscutible, proceder vespertino que descubre nuestro silencioso héroe anónimo; hermosa y bella excentricidad que inunda la gran pantalla.




3 comentarios:

Armando Suarez dijo...

Oye, te escribo rápido porque es tarde. Acabo de ver la peli El gran Hotel Budapest y estuve desesperadamente buscando críticas en contra de la peli, porque no creía lo que leía sobre ella. No me pude creer que pueda haber tanta ceguedad. Describes perfectamente mi sentir. La peli es simple apariencia de genialidad y la gente (criticos, que no espectadores) pueden perderse fácilmente en la simpleza de alabar lo distinto. Necesitaba tu critica, también porque se la estoy leyendo a mi novia con gesto triunfal, porque le gusto mucho. Aun así, la sigo queriendo, a mi novia. Perdona por escribirte aquí, que no es la peli. Quería saber si tienes un apartado con las películas que mejor has valorado, para no pararme a buscar en críticos vanidosos que solo quieren mostrar sus dotes poéticos y no, simplemente, decir con la bella sencillez y creo, buen gusto, sentido común, cómo son las películas.

Lourdes Lulu Lou dijo...

No tengo ese apartado que dices; escribo según las veo; los estrenos intento mantenerlos al día. Pero no es mala idea -gracias por la sugerencia- . Estoy en twitter con @lourdeslululou. Ahí encontrarás el título de las películas más a la vista.

Lourdes Lulu Lou dijo...

También publico en filmaffinity y sensacine. Espero que te ayude