lunes, 22 de diciembre de 2014

Mr. Turner

¿Por qué es importante Mr. Turner?, quiero decir, un gran artista, reconocido pintor, bla, bla, bla pero ¿por qué vale la pena ver este Mr. Turner?, ¿qué tiene de interesante la parte de su vida que se muestra?, mucha bella fotografía, excelente puesta en escena, brillante interpretación, magistral combinación de la luz, los colores y la ambientación pero, sigo repitiendo mi aún no resuelta duda ¿qué tiene de atractivo el personaje que se nos presenta?, porque ¡ni siquiera tiene la audacia o picardía de despertar tu curiosidad y acudir por tu cuenta a descubrir la relevancia de este genio creador que aquí apenas se capta!
No niego el embrujo de los paisajes, el talento de las imágenes, la maravilla de pictogramas etc. etc. etc., pero ¿suficiente para atraer y mantener mi atención durante 149 minutos?, ¿no es necesario transmitir más del personaje, hacerlo seductor al conocimiento del vidente, exponer la grandeza de ese espíritu que le llevaba a plasmar los delicados sentimientos que no compartía en voz pero, si reflejaba con destreza artística en sus pinturas?
Es de suponer su peso en la sociedad de la época, su influyente grupo de amistades y colegas entre los que se movía, su innovadora borrachera inventiva y necesidad de inspiración continua, en otras ocasiones, también motivo de burla y parodia de su obra y modos pero, continuo cuestionada por el mismo inquietante y agotador interrogante ¿qué tienes de especial Mr. Turner para que tu vida sea motivo de cautivación, respeto e inversión del importante tiempo, insustituible, de una persona?
Técnicamente una maravilla, espléndida visión que hechiza la mirada con su serena percepción suave, intimista y abrumadora aunque ¿ya está?
"Estar sólo y la soledad no son lo mismo" pero, ¿qué hacemos con la soledad del observador que no encuentra la magnificencia de este incomparable autor y que es un incomprensible y una perpetua condena de estar sólo ante la recepción de una largometraje que no inspira a saborear su conocimiento, que carece de puente subjetivo que permita el tránsito a la vida de este hombre, que no encierra llama, chispa o fuego que encienda la hoguera que deslumbre al genio que motivó a Mike Leigh a reflejar su existencia en extraordinaria pantalla para la eternidad?, aunque, puede llevar toda una eternidad hallar respuesta coherente a la agitadora mosca cojonera que repite incesante en tu cabeza, hueca de todo interés por la grandeza que admiran tus ojos, ¿qué tienes de único, de valioso, de loable Mr. Turner que sobresalga del resto de artistas de la historia para merecer el capricho de capturar tu esencia para ser admirada en la posteridad?
Sin duda, este es un proyecto personal a la salud de su orquestado director mencionado y que merece todo reconocimiento a la sublime estética, delicadeza de las formas, perfección gloriosa de las maneras de una marcada época y sutileza y orgullo de la composición del acervo conformado y, por encima de todo, impresionante interpretación de un soberbio Timothy Spall que luce sus mejores artes y habilidades pero, la vida que transmite tan bello lienzo, cuidado hasta el último detalle, resulta vacía, poco apetecible, nada estimulante porque sí, vidas aburridas tienen derecho a ser plasmadas en fotogramas y navegar para siempre por los confines de la historia pero, ¡tampoco busques mi bendición!
Al final de cuentas, cuando se trata de cine biográfico, cuasi documental informativo de una existencia vivida, o ésta te llena, encandila y fascina completamente o, pasa por encima como viento superfluo que apenas incordia, conmueve o hechiza a sentirlo, palparlo y dejarse llevar por él cual majestuosa paloma irresistible ante el paso de ese magistral conjuro que te sostiene en el aire para nunca más dejarte caer.
Aún con todo, a partir de la hora y pico, empieza a picar una modesta curiosidad que es escasamente despertada de su somnolencia e indiferencia previa, ¿suficiente?, no me convence pues, incluso con paciencia y espera, es mucho margen y ruego para lo obtenido tras ella.
Sensación triste y amarga de confianza frustrada al intuir y sospechar la gran obra pensada por el pintor de este cuadro pero, no apreciar su resultado final ni el detallado conjunto acontecido.
"El sol es dorado" y falleció el titular protagonista de la historia; la verdad, no noté diferencia con respecto lo anterior.








2 comentarios:

Peli-Roja dijo...

Hola Lulu,
soy pintora, acabo de ver la película, y me ha decepcionado totalmente.
A B U R R I D I S S I M A. El personaje se hace odioso. Y la PINTURA, su maravillosa pintura casi no se ve.

En visto críticas muy elogiosas (aquí mismo) sobre la fotografía, los colores, la luz, los paisajes; y sí, son bonitos, pero tampoco es nada especial.

En fin, dos horas y media perdidas, como tú bien dices.

Menos mal que últimamente voy muy poco al cine, porque la mitad de las veces salgo así.

Lourdes Lulu Lou dijo...

Se que en este caso hemos dado con un clavo que no se saca ni a fuerza pero, ¡no dejes de ir al cine!
Saludos y gracias por el comentario