miércoles, 3 de diciembre de 2014

Predestination

Este viajero compulsivo, violinista sin vocación, que se multiplica cual espora sin control..., ¡perdió los papeles ante tanto turismo psicodélico!
"¿Qué fue lo primero, el huevo o la gallina?"
Lo que está claro es lo que no es en una película que pretende filosofar sobra la incómoda existencia de uno consigo mismo y sus inconstantes personalidades a través de viajes temporales incoherentes y, la búsqueda paupérrima a la solución a dicha pregunta en forma de respuesta magistral, de trascendencia sublime con un "fue el gallo, yo soy el gallo" que debe despertar en tí cavilaciones intuitivas y reflexivas sobre la gran verdad descubierta y ofrecida en bandeja a tu servicio cuando, la verdad, aguantas 45 minutos de cháchara en una conversación poco motivadora-apenas estimulante donde se narra la desgracia y desventuras de una recién nacida abandonada a las puertas de un orfanato y donde "Candy, Candy" se convierte en princesa privilegiada al lado del martirio y acoso que sufre la susodicha heroína, futuro héroe frustrado; una historia 
insustancial que realiza tantos giros sorpresivos como le apetece, estén justificados o no, vengan al pelo o sean desmadre estrambótico para mantener la atención de un espectador que pierde el interés por tanta nimiedad barata que va de piedra en piedra ancestral sobre el secreto de la vida para contigo mismo y tu posible perversidad interior que, después de abandonar tan soporífero diálogo continúa con la misma causa a través de viajes interespaciales a diferentes tiempos, épocas y variados encuentros con el mismo yo ,ya pesado, que pretende aturdir-impresionar-hacerte meditar-pensar-disfrutar de la supuesta exquisitez del planteamiento pero, se queda en un simple y vacío galimatías sin fondo, con mucho humo y poco material digno con el que contar a parte de que, de siempre, de toda la vida, en todos los relatos fantásticos se evita el contacto con uno mismo por la peligrosidad de evaporación de los cuerpos ante dicho encuentro sino, repasa la inolvidable y querida saga de "Regreso al futuro" con un fantástico Michael J. Fox que se añora y ¡verás!
Michael y Peter Spierig se lo guisan y comen solos en un filme donde su guión fracasa por tanta aspiración poco consistente y una dirección que fácilmente podrían haber dejado en manos de un Ethan Hawke de mayor habilidad en dicha tarea y que, como actor, es lo único atractivo que vale la pena entre tanta rallada mental que ante tanta perspectiva de originalidad y pretenciosa energía de combinación entre un presente vivo-pasado fáctico-futuro posible, cae en saco roto.
"¿Qué harías si pudiera poner delante de ti al hombre que arruinó tu vida?, si te garantizo que saldrías indenme, ¿le matarías?"
Pregunta que evitaron realizar los responsables de este navío sin rumbo previsto ni conocido, unos directores de orquesta cuyo mayor mérito es un inteligente y perspicaz tráiler donde se vende una acción, adrenalina, éxtasis y misterio que ¡vete tu a saber dónde quedó! pues sigo buscando y no encuentro.
Basada en una corta historia de Robert Heinlein hay poco mas que decir que, visto lo visto, estamos ante un personaje quemado desde el minuto uno, un infanticidio surrealista de primera parte lenta, sosa y escasa, de anécdota esquizofrénica que ya utilizó Almodovar con Banderas con más suspense y enigma efectivo y, una segunda parte que pretende despertarte de tu somnolencia pero que no deja de ser un artificio de confección dudosa cuyas esperanzas e ilusiones de satisfacción van y vienen al igual que el absurdo cacao hermafrodita montado.
Como entretenimiento es frágil, leve y agotador en su misma confusión pues es un galimatías de altivez mística donde, el hecho de que te seduzca, motive y atraiga es a título personal pues, este anónimo desconocido sin ataduras emocionales ni personales reclutado por organización secreta para evitar atentados y salvar vidas gusta poco, convence menos..."¡un poco trellat!, vamos" -sin sentido-  al que le han concedido ¡un notable de media!..., sigo buscando pero no encuentro..., ¿será mi predestination?



4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me gustó nada en absoluto, creo que representa la esencia un poco del cine comercial hoy en día, un producto bellamente facturado pero completamente hueco. Igual es eso lo que demandamos hoy en día, no? Qué horror...
k92.

Lourdes Lulu Lou dijo...

Totalmente de acuerdo y eso que ¡el trailer y la sinopsis prometían mucho! Pena de desperdicio de Ethan Hawke. Saludos

Salmox dijo...

A ver.. vengo a comentar 2 años después de la peli, no entiendo qué es lo que les pudo disgustar tanto de esta pelicula... hartos de las tramas de viajes en el tiempo, las paradojas de siempre, los efectos especiales innecesarios, ésta peli es distinta... si... tiene 45 minutos de charla en una peli de ciencia ficción y? está mal? fueron aburridos? Para mi fueron 45 minutos de una excelente actuación Sarah Snook, contando una historia, que ok.. no es la historia de tu vida, pero sienta las bases para q la trama funcione y genera una determinada empatía con el personaje.
Después yendo al centro del tema... no puedo creer q te pareció un planteo flojo, es un loop exquisito, contado de manera magistral... no te lo mastica, pero tampoco se enreda demasiado como esas películas que pecan de esto para parecer "complicadas".
En fin... creo q le buscas la 5ta pata al gato para hacerte la distinta y decir que una excelente película es mala, no te preocupes... todos los críticos de cine son iguales, más previsibles que las películas q comentan.

Saludos

Lourdes Lulu Lou dijo...

Te estaba leyendo con respeto, porque acepto tu punto de vista, hasta esa última frase donde presupones negativamente de mi parte, incluso con tendencia impostora escrita; no voy a defender mi sinceridad expresiva respecto a la opinión de la película, pues acepto la tuya; sólo que, el hecho de que me catalogues superficialmente y sin más motivo que valorar algo diferentemente, me haría también catalogarte..., pero lo veo injusto.
Me alegro que te gustara, a mi no, lo dejé claro; es cuestión de subjetividad y muchos otros factores que influyen sobre la estima de una cinta cuando ésta se visiona. Saludos