jueves, 3 de julio de 2014

Foxfire: confesiones de una banda de chicas


Una comunidad de hermanas de sangre unidas por la lealtad, la confianza y el amor, una banda de fueras de la ley cuyas víctimas eran siempre hombres demasiado incómodos como para quejarse; se creían más listas que los grupos de chicos, se creían a salvo de cualquier castigo, se creían invisibles y vivían en la imprudencia de la acción, en el frenesí de saberse vivas e inmunes, en la felicidad del viaje sin importar el destino. Película dinámica y jovial basada en hechos reales que mantiene su interés y atracción durante todo el relato, entretenimiento válido y activo de un grupo de chicas sin rumbo decidido que no distinguía claramente la línea entre ser heroínas y delincuentes y cuyos sentimientos se mueven entre la unidad y la división, el desenfreno y el entusiasmo, el afecto y el rencor, las alegrías y las penas, evolución lógica propia de la convivencia, de las penurias económicas y las desavenencias morales. Un filme sobre las nuevas reinas de la ciudad realizado con coherencia y respeto, serenidad y acierto, una loable combinación que exhibe notablemente el espíritu de estas jóvenes inquietas cuyos deseos e ilusiones llegan más lejos que su realidad, donde sus furtivas ganas de poderlo todo tropieza con un presente aburrido y fastidioso, un desfile de sonrisas y diversión, desmadre y descontrol que se enfrenta al agotamiento y desfase, anulación y derribo de su propia esencia. Peculiar y curiosa historia de visionado agradable y gentil, tenaz trabajo de Laurent Cantet que se ciñe a los hechos descritos evitando cualquier interpretación polémica; su evolución es un poco reiterativa y monótona sin progresar hacia el escándalo y la furia deseada, sin la explosión abrupta buscada pero con el firme refuerzo añadido de sinceras, vivas y naturales interpretaciones, fantástica música bailable y el sueño dorado de una época de rebeldía y furor, de ardor y ensoñación infinitas. Hipnotiza con sencillez y ligereza aunque sin provocar enormes desvelos, contagia su estiloso existir sin grandes contratiempos ni excitantes pasiones aunque lo suficiente para cubrir tu demandada curiosidad y saciar todas tus exigencias, ameno y sutil largometraje de proyección agradable y fructífera cuyo disfrute acompaña con la grata sensación de fiesta, desmadre y locura viviendo su jolgorio, locura, éxtasis e ímpetu sin contagiarte en demasía pero con gran aprecio y estima.




2 comentarios:

Armando Suarez dijo...

Hola, me gustan mucho tus críticas de cine. No sé cómo escribirte en privado y por eso lo pongo aquí. Espero no resultar caradura. Me encantaría que me comentaras brevemente qué opinas de un video que publiqué en youtube de un cuento que escribí. Está dividido en 4 partes. El video está hecho por mí, es decir, un principiante, y, por lo tanto, es muy simple y tiene errores: https://www.youtube.com/watch?v=pN_4YNrsE4E

Lourdes Lulu Lou dijo...

Le echaré un vistazo encantada. Ya te digo algo. Me encuentras en facebook, twitter o google con el mismo nombre que firmo. Sino te busco yo.
Me encanta ver algo de lo que no tengo referencias!!! Toda una aventura