lunes, 12 de mayo de 2014

The lunchbox

El tren equivocado puede llevarte a la estación correcta pero si no tienes el valor de subirte al vagón, si no tienes el coraje de sacar un billete sin destino conocido ni rumbo específico difícilmente llegarás a ninguna parte ni te moverás del sitio; porque, no es lo mismo la ilusión y esperanza del comienzo de una nueva vida que conformarse y aceptar el final de una existencia. Con extrema delicadeza, sumo cuidado y soberbia lentitud la vida de dos personas perdidas y olvidadas, necesitadas de enorme cariño, ternura y comprensión, de urgente compañía desesperada son unidas de forma azarosa por un destino caprichoso que les ofrece la oportunidad de descubrirse a sí mismos así como llegar a aceptar el valor de decidir hacia dónde encauzar sus vidas; dos almas solitarias que no tienen con quién comunicarse, a quién expresar sus miedos, temores y alegrías, esperanza e ilusión en un trozo de papel, diaria comunicación exigua donde conocer toda una vida, las lamentaciones y penas de dos espíritus dolidos que buscan refugio seguro donde sanar su maltrecho corazón herido. Suave y tierna, de perceptible melancolía pero con la inteligencia de no saturar las escenas ni sobrecargar un necesario sentimentalismo, emociones fundamentales que nutren una bella y hermosa historia sobre la valentía y el atrevimiento de luchar por vivir o abandonar cualquier posibilidad de que una sonrisa o alegría ilumine la apesadumbrada realidad diaria. Enamora por su calidez afectuosa y la lindeza de su ser, por el juego poderoso de la seducción de lo que podría ser y la aceptación de lo que no es, sabia presentación de un relato que con poco contenido y apenas movimiento descubre un mundo de ilusiones y tentaciones, de pasiones ocultas de suculento atractivo y fácil ensimismamiento; ensoñación siempre dispuesta a dejar volar su incombustible imaginación. Un pequeño bombón delicioso que no empalaga pero tampoco sabe a poco.




3 comentarios:

Luis Rubén Paz Mollah dijo...

Tienes una hermosa vena poética. Me gustó mucho esta película, más entendiendo a los personajes muy bien puesto que soy de origen hindostani. Tu comentario respecto a la película es igual de bello que esta. Eres un alma sensible. Me agradaría mucho conocerte.

Luis Rubén Paz Mollah dijo...

Me gustaría saber si vio usted la película rusa "Silent Souls" (Ovsyanski). Si no lo ha hecho, permítame recomendársela, Creo que la va a gustar mucho, es una película para almas sensibles, como algunos la han titulado en idioma español. Realmente me gustaría mucho intercambiar opinión con usted por medio del correo electrónico. Y puedo asegurarle que sin ningún interés oculto que no sea fomentar una buena y sólida amistad de Internet. Mi correo electrónico: mahatvati@gmail.com

Lourdes Lulu Lou dijo...

Gracias por la recomendación. No la he visto pero intentaré hacerme con ella. Para charlar me puedes encontrar en twitter o facebook con mi nombre. Encantada